Seguidores

20 jun. 2009

Y siempre las mismas caras y siempre el mismo dolor. El hombre llora con ganas y solo, le grita a Dios: 'Ojalá se los lleve el viento y no vulevan más'

17 jun. 2009


Cuándo fue la última vez que viste las estrellas, con los ojos cerrados, y te aferraste como un náufrago a la orilla, de la espalda de alguien, cuándo fue la última vez que se te fue el amor por no dejarlo libre. Cuándo fue la última vez que te besaron tanto, que dijiste mi nombre, cuándo te ganó el orgullo y escogiste el llanto, por no perdonarme, cuándo fue la última vez que un simple deja vú me llevó hasta tus brazos. Cuándo, cuándo volverás a ser lo que no fuiste nunca. Cuándo fue la última vez que te sentiste sola, y llegaste a odiarme, Cuándo llegó a convencerte el maldito despecho, que un clavo saca a otro, Cuándo te olvidaste que el caso no es entenderse sino que aceptarse... Si se sanó tu herida, borra también la cicatriz, y si un día nos vemos, haz el favor de contestar. Cuándo, cuándo, cuándo. Cuándo, cuándo. Cuándo, cuándo te ganó el orgullo y escogiste el llanto, Cuándo, cuándo, cuándo, cuándo.
Una mentira que te haga feliz vale más que una verdad que te amargue la vida. Una mentira hará crecer mi nariz a cambio de libertad y de aferrarte a mi vida. Que hago para que entiendas que si miento es porque nunca me creerías!
Sabiamos no decirnos nada. Conservando en apariencia, una amistad consolidada. Sabiamos no exigirnos mucho: Hola, que haces? Convidame un pucho que me tenés abandonada. Vos con tu mochila a cuestas. Yo con la excusa perfecta para charlas de pavadas. Nos hizo un guiño san telmo un poco de humo en el medio y enloquecieron las miradas...Quizo el destino que esa noche hiciera frio y que el ruido de los coches me hiciera hablarte al oído. Y si el diablo se contenta con que dudes un instante. Vos y yo, nuestras miserias, y esta noche por delante, amor. ¿quién sabe? U
n umbral perdido y aquel bar medio vacio como único testigo. Brindamos por el olvido, y el espiritu del vino se fue haciendo nuestro amigo. Con el corazón en llanta, nada mejor que tu lengua abrigando mi garganta y conga, conga, conga, conga y que siga la milonga amor que el mozo traiga otra ronda y que pague dios... quiso el destino que ya no hiciera mas frío y sin coches y sin ruido sigo hablandote al oido.




(...) tu altanería no tiene soporte a quien le ganaste vos? sos indulgente con quien va de frente pero a sus espaldas no! y así esta el mundo de hoy que con gente como vos se sigue hundiendo en la misma miseria humana sacando los trapos al sol yo intento aunque sea mejorar tratando de no molestar cuidando la memoria hablando despacio y sin gritar y así estamos así vivimos matando por detrás vamos cerrando todas las puertas no hay por donde escapar o tal vez encuentres una salida algo que alegre un poco tu vida no pierdas el tiempo mas criticando, buscando aliados a tu alrededor yo intento aunque sea ser feliz y lo hago con solo pensar así si el espacio es tan infinito el secreto reside en vivir...

11 jun. 2009


"Sí señor... el vino puede sacar cosas que el hombre se calla; que deberían salir cuando el hombre bebe agua. Va buscando, pecho adentro, por los silencios del alma y les va poniendo voces y los va haciendo palabras. A veces saca una pena, que por ser pena, es amarga; sobre su palco de fuego, la pone a bailar descalza. Baila y bailando se crece, hasta que el vino se acaba y entonces, vuelve la pena a ser silencio del alma. El vino puede sacar cosas que el hombre se calla. Cosas que queman por dentro, cosas que pudren el alma de los que bajan los ojos, de los que esconden la cara. El vino entonces, libera la valentía encerrada y los disfraza de machos, como por arte de magia... Y entonces, son bravucones, hasta que el vino se acaba pues del matón al cobarde, solo media, la resaca. El vino puede sacar cosas que el hombre se calla. Cambia el prisma de las cosas cuando más les hace falta a los que llevan sus culpas como una cruz a la espalda. La puta se piensa pura, como cuando era muchacha y el cornudo regatea la medida de sus astas. Y todo tiene colores de castidad, simulada, pues siempre acaban el vino los dos, en la misma cama. El vino puede sacar cosas que el hombre se calla. Pero... ¡qué lindo es el vino!. El que se bebe en la casa del que está limpío por dentro y tiene brillando el alma. Que nunca le tiembla el pulso, cuando pulsa una guitarra. Que no le falta un amigo ni noches para gastarlas. Que cuando tiene un pecado, siempre se nota en su cara... Que bebe el vino por vino y bebe el agua, por agua."