Seguidores

30 mar. 2009

Decís perdón y un vaso termina en el fondo de sed.
Ya fue, me voy, y puertas se cierran dejando caer.
Le pateo cenizas al piso y me rindo frente a mi portón. Voy pensando en que no hace ni un año y las
cosas ya no son igual :(

Las disculpas no cuesta aceptarlas, me cuesta
saber perdonar.

Y vuelvo a despertar, cansado de estar tan cansado de ser me digo: “No hay mitad que sea tan mala como la que tenés”. Y olvido que traigo conmigo canciones y amigos, tu alma es ahora mi estrella.
El dolor ya no hace mal.
Mirando estoy, a veces me toca el silencio total colgado de la hoja más alta del árbol que sé imaginar porque hay cosas que sangran por dentro
y nadie las puede notar

Si percibo en la luna esa luz eterna que reza tu nombre y convida el sabor quiero amanecer que mañana no soy si no tuve tu ayer...

No hay comentarios: